bovinos en ceba


L


a ganadería bovina colombiana es un sector fundamental para


el desarrollo y crecimiento económico del país.


La declaratoria de la región Caribe, como zona libre de aftosa


con vacunación y la futura certificación de nuevas zonas, unida a


las ventajas que ofrecen algunas


regiones y micro regiones del trópico


bajo por sus condiciones de


clima, suelos y recursos forrajeros;


crean nuevas posibilidades para la


producción y exportación de carne


de calidad.


Para hacer esto una realidad,


las empresas de estas regiones


deberán incorporar tecnologías y


procesos de gestión eficientes que garanticen la producción en términos


de volumen y calidad.


En este boletín técnico, se resume los resultados de un estudio adelantado


por CORPOICA con la participación de empresas ganaderas y


frigoríficos, para identificar la procedencia de la carne de alta calidad y la


tecnología utilizada para su producción en tres regiones del país


Producción de alta calidad de carne bovina en Colombia


En relación con la grasa subcutánea, las canales evaluadas en este


estudio, presentaron un mayor porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados,


especialmente ácido linolénico (Omega 3) y linoléico (Omega


6) comparados con la grasa de carnes producidas en países de zonas


templadas y en diferentes sistemas de producción. Tabla 2.


Estos ácidos grasos poliinsaturados son de gran importancia en


la salud humana, ya que promueven la disminución de los niveles


de colesterol malo (LDL) e incrementa los niveles de colesterol bueno


(HDL), lo que favorece la movilización de grasa y evita la obstrucción


arterial (New England Journal of Medicine).


Así mismo, en relación con los sistemas de alimentación bovina,


el patrón de ácidos grasos polinsaturados (Omega 3 y Omega 6),


presenta un perfil más deseable en las canales de animales alimentados


con forrajes tropicales sobre las canales de animales alimentados


con dietas utilizadas en los sistemas de producción de zonas templadas.


Tabla 2.


Es importante anotar que cerca del 50% de la grasa bovina se


compone de ácidos grasos insaturados (USDA,1999), los que están


relacionados con su capacidad para reducir los riesgos coronarios y


problemas de cáncer (American Dietetic Asociation, 1998). Esto ha


permitido cambiar el concepto erróneo que hasta el momento se tenía


sobre el efecto negativo de la grasa de la carne bovina en la salud


humana (Smith, D.R. 1993).


En este estudio se determinó que la composición de los ácidos


grasos de la carne bovina se ve influenciada por diversos factores


tecnológicos propios de los sistemas de producción del trópico. En


relación con el tipo racial, se destaca un menor contenido de ácidos


grasos saturados para las canales de los animales cuyo grupo genético


pertenece a los cruces de Cebú con Holstein y con Criollo. Adicionalmente,


se observa un mayor contenido de ácidos grasos tipo


Omega 6. Tabla 3.



No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.